Una boda preciosa (en Barcelona)

Jaime y Vicky me tienen enamorada, son tan espontáneos tan dulces tan divertidos... fue unas de esas bodas que no paré de sonreír . fue un día donde se sentía la ilusión,   y así lo demostraron a todos sus invitados.

Salieron juntos de casa y lo celebraron todo en la finca de Can Pagés en la provincia de Barcelona, ellos mismos se encargaron de los detalles y decoración.

Vicky lucia un vestido de Otaduy, el ramo...pues no existió, optó por llevar un bolsito, detalle que me encantó.